Hallan a 12 hermanos encerrados en una casa en California

Una adolescente demacrada condujo a la policía a una vivienda en California donde sus 12 hermanos estaban encerrados bajo condiciones inmundas, algunos de ellos desnutridos y encadenados a camas.

Agentes del condado Riverside arrestaron a los padres el domingo en la vivienda ubicada en Perris, al este de Los Ángeles.

La chica que logró escapar y llamar al teléfono 911 de emergencias tiene 17 años, pero parecía de 10 debido a su mal estado físico.

Los agentes asumieron que los otros 12 eran menores de edad, pero de hecho siete son adultos, con edades que oscilan entre los 18 y los 29 años.

David Allen Turpin, de 57 años, y Louise Anna Turpin, de 49, podrían enfrentar cargos que incluyen tortura y poner en riesgo a un menor, se afirma en un comunicado.

Una adolescente demacrada condujo a la policía a una vivienda en California donde sus 12 hermanos estaban encerrados bajo condiciones inmundas, algunos de ellos desnutridos y encadenados a camas.

Agentes del condado Riverside arrestaron a los padres el domingo en la vivienda ubicada en Perris, al este de Los Ángeles.

La chica que logró escapar y llamar al teléfono 911 de emergencias tiene 17 años, pero parecía de 10 debido a su mal estado físico.

Los agentes asumieron que los otros 12 eran menores de edad, pero de hecho siete son adultos, con edades que oscilan entre los 18 y los 29 años.

David Allen Turpin, de 57 años, y Louise Anna Turpin, de 49, podrían enfrentar cargos que incluyen tortura y poner en riesgo a un menor, se afirma en un comunicado.

El descubrimiento se produjo el domingo después de que una de las hermanas, una joven de 17 años, escapó de la casa en la cuadra 100 de Muir Woods Road en Perris y llamó al 911 en un teléfono celular que encontró en el hogar, según un reporte publicado por el Departamento del Sheriff del Condado de Riverside.

Cuando los agentes se reunieron con la joven, ella parecía tener unos 10 años y estaba demacrada, dijo la policía.

Dentro de la casa, los agentes encontraron "varios niños atados a sus camas con cadenas y candados en un entorno oscuro y maloliente", dijo la declaración. "Los padres no pudieron proporcionar de inmediato una razón por la cual sus hijos estuvieran restringidos de esa manera".

En total, los agentes contaron 13 hermanos que viven en la casa, incluido el adolescente que escapó.

El más joven tiene 2 años. Al igual que su hermana, los otros 12 niños en la casa parecían ser menores de edad y parecían desnutridos, pero las autoridades determinaron que siete de ellos, eran adultos de entre 18 y 29 años, dijo la policía.

No quedó claro a partir de la declaración del Departamento del Sheriff cuántos de los niños fueron encontrados atados a sus camas.

Los agentes proporcionaron alimentos y bebidas a los niños, que "afirmaron estar muriendo de hambre", antes de ser admitidos en los hospitales.

Los padres, David Allen Turpin, de 57 años, y Louise Anna Turpin, de 49, fueron encarcelados y se les fijo uina fianza de $ 9 millones.

Los registros públicos muestran que la pareja es dueña de la casa. Su dirección también figura en el directorio del Departamento de Educación del estado como la ubicación de Sandcastle Day School, un campus privado de K-12. David Turpin figura como el director.

Durante el último año escolar, la escuela figura en los registros estatales como una institución no religiosa y mixta. Hubo seis estudiantes matriculados, uno en quinto, sexto, octavo, noveno, décimo y duodécimo grados.

Los registros públicos indican que la pareja ha vivido en la dirección desde 2010 y vivió en Texas durante muchos años antes de llegar a California. Se declararon en bancarrota dos veces, según muestran los registros públicos.

Ivan Trahan, un abogado que representó a la pareja en su última bancarrota en 2011, dijo el lunes que estaba conmocionado por las noticias de los arrestos.

"Para mí y para mi esposa, Nancy, que estuvo conmigo durante las entrevistas, siempre pensamos en ellos como personas muy amables que elogiaban a sus hijos", dijo el abogado. "Parecían personas normales que cayeron en problemas financieros".

Trahan dijo que David Turpin, que trabajaba como ingeniero en Northrop Grumman, tenía un ingreso "relativamente alto", pero tenía problemas para mantener sus gastos porque tenía tantos hijos.

Los documentos de bancarrota muestran que David Turpin ganó más de $ 140,000 en 2011, cuando se archivaron los registros de bancarrota, pero que los gastos de la familia excedieron su pago neto en más de $ 1,000 por mes. Louise Turpin, que figura como ama de casa, no tenía ingresos, según muestran los registros.

El vecindario donde se encontraron los niños es un desarrollo de casas estilo rural y de reciente construcción, dijeron los residentes.

La casa de Turpin es similar a los desarrollos en todo el sur de California: una residencia de un solo piso con paredes de estuco pintadas de un marrón rojizo y un techo de tejas. Una estrella de Navidad fue colocada en una ventana, y una camioneta y tres Volkswagen más nuevos estaban estacionados en el camino de entrada.

Kimberly Milligan, de 50 años, que vive al otro lado de la calle, dijo que cuando se mudara por primera vez veía a una mujer fuera de la casa con un bebé, pero finalmente dejó de ver al niño.

A lo largo de los años, Milligan también vio ocasionalmente a tres niños que parecían preadolescentes que salían de la casa para subirse a un automóvil con sus padres.

Mucho sobre la familia le pareció extraño, dijo ella. Los niños que vio estaban muy pálidos, una observación que también hicieron otros vecinos. Y a menudo se preguntaba por qué, si había tantos niños en la casa, nunca salían a jugar.

"Pensé que los niños fueron educados en casa", dijo. "Sabes que algo está mal, pero no quieres pensar mal de las personas".

Una vez, hace unos dos años, dijo, se encontró con los preadolescentes que colocaban las luces de Navidad en la casa y saludaban.

El lunes, Milligan trataba de entender cómo la supuesta crueldad podría haber pasado desapercibida en el vecindario.

"No estamos separados por acres", dijo. "¿Cómo nadie vio nada?"

Mientras los vecinos se juntaban incrédulos y los camiones de noticias descendían por el vecindario el lunes por la tarde, un camión de helados recorría las calles y los niños pequeños montaban patinetas en la acera.

Varios vecinos recordaron un incidente ocurrido varios meses atrás en el que varios niños estaban afuera frente a la casa a altas horas de la noche trabajando bajo los reflectores para colocar césped en el patio.

"Fue un poco raro, los cuatro estaban en el suelo lanzando césped", dijo Wendy Martínez, de 41 años, que vive a la vuelta de la esquina. Una mujer que parecía ser la madre de los niños estaba de pie frente a la casa, en un arco, mirando, recordó Martínez.

En ese momento, los oficiales encargados del cumplimiento del código de la ciudad habían visitado el vecindario y estaban citando casas con jardines descuidados, dijo Gary Stein, de 32 años, que vive en la misma calle. "Pensé que era raro, pero soy el tipo de persona que no le gusta meterse en los asuntos de nadie", dijo.

Arpaio será el orador principal en cena de republicanos

Joe Arpaio, quien como sheriff de Arizona fue hallado culpable de desacato judicial por la manera en que trataba a inmigrantes detenidos y quien luego fue indultado por el presidente Donald Trump, será orador en una cena de políticos republicanos. Arpaio, de 85 años, fue invitado a la cena Lincoln Reagan Dinner and Fund Raiser el 18 de febrero en el hotel Carson Valley Inn en Minden, Nevada, reportó el diario Reno Gazette-Journal.

El evento anual es organizado por el Comité Central Republicano del condado de Douglas, que anunció que Arpaio será el principal orador en la recepción.

El presidente Donald Trump indultó a Arpaio en agosto pasado, tras haber sido hallado culpable de desacato judicial por ignorar la orden de un juez de dejar de detener a personas por el solo hecho de estar en el país ilegalmente. Arpaio fue sheriff entre 1993 y 2017.

Trump dice ahora que quiere a inmigrantes "de todas partes"

El presidente Donald Trump dijo el martes que quiere que vengan inmigrantes a Estados Unidos "de todas partes", a pesar de que días atrás afirmó a puertas cerradas que prefería a los inmigrantes de países como Noruega y no de África.

"Queremos que vengan de todas partes, de todas partes", dijo Trump. El mandatario respondió a preguntas de la prensa luego de reunirse con el presidente de Kazajistán, Nursultan Nazarbayev, en la Casa Blanca.

Al comenzar la segunda semana de repercusiones de un término obsceno empleado por Trump, sus colaboradores están trabados en un debate sobre la palabra con la que el presidente describió a ciertos países durante una conversación con senadores acerca de la inmigración.

Se informó que Trump usó la palabra "shithole" ("de mierda") durante las conversaciones del jueves pasado en la Oficina Oval, una versión ratificada por el senador demócrata Dick Durbin y algunos republicanos.

"Ratifico cada palabra que dije sobre lo que se dijo y lo que sucedió", insistió Durbin el martes.

Sin embargo, ahora se debate en la Casa Blanca si Trump dijo "shithole" o "shithouse" (retrete fuera de la casa). Una persona que asistió a la reunión dijo a los colaboradores que escucharon esta última, mientras otros recuerdan que el presidente dijo "shithole", tal como se ha informado ampliamente, según una persona allegada a las reuniones pero no autorizada a hablar públicamente sobre ellas.

La secretaria de Seguridad Nacional, Kirstjen Nielsen, declaró bajo juramento ante la Comisión Judicial del Senado que "no escuchó" a Trump usar el término vulgar, aunque no "niega que el presidente usó términos rudos".

"Otros en el salón también usaban términos rudos", aseguró.

La fuente cree que esta discrepancia explicaría por qué algunos senadores republicanos niegan que el presidente haya dicho "shithole" al referirse a los países africanos además de Haití y El Salvador.

La secretaria de prensa de la Casa Blanca, Sarah Sanders, dijo que Trump "no se disculpará por tratar de reparar nuestro sistema inmigratorio".

Sanders dijo a la prensa que Trump "no ha dicho que no empleó términos rudos" en la reunión.

Consideró "indignante" el hecho de que los demócratas califiquen las declaraciones de Trump de "racistas".

Trump no ha aclarado a sus colaboradores qué fue lo que dijo exactamente, pero sostuvo ante los periodistas en Florida el domingo por la noche que las declaraciones que se le atribuyen "no fueron hechas". La Casa Blanca no ha negado que Trump empleara un término vulgar y parece haber poca diferencia entre el significado de ambos términos.

Mientras continuaba el debate, en Washington reina la incertidumbre sobre si se producirá una paralización de actividades del gobierno el viernes a medianoche, cuando finalice una medida temporaria de financiación, a falta de un acuerdo sobre inmigración y otros asuntos.

El panorama parece más complicado que nunca en vista de la conversación en la Oficina Oval y Trump ha acusado a Durbin de socavar la confianza necesaria para llegar a un acuerdo.