Esta es otra sorprendente causa de la diabetes tipo 2 en la que quizás nunca habías pensado

La mala alimentación, la falta de ejercicio, la obesidad y hasta los genes son conocidos catalizadores de la diabetes tipo 2, pero ¿y el humo de carros y camiones?

Un equipo de la Universidad de Washington (Estados Unidos) realizó el más amplio estudio que se haya llevado hasta la fecha vinculando el CO2 y este tipo de enfermedad. Y además le puso cifras.

De acuerdo con el documento, publicado en la revista The Lancet Planetary Health, en 2016 un 14% de los casos de diabetes a nivel mundial estaban relacionados con partículas contaminantes del aire.

Esto son 3,2 millones de personas más con diabetes tipo 2 por contaminación atmosférica. Solo en Estados Unidos, señala el estudio, esta fue la causa de 150.000 nuevos casos en 2016.

También en ese año se perdieron 8,2 millones de años de vida saludable por culpa de la diabetes vinculada a la contaminación, reveló el estudio.

"Nuestra investigación muestra un vínculo significativo entre la contaminación del aire y la diabetes en todo el mundo", señaló Ziyad Al Aly, profesor de medicina en la Universidad de Washington y autor principal del estudio a la revista científica.

Pero, ¿de dónde nace esta conexión?

Partículas diminutas

Los científicos examinaron una partículas llamadas PM2.5, de un tamaño 30 veces inferior al de un cabello humano. Son las que emiten la mayoría de fábricas en todo el mundo y las que emanan de autos y camiones de carga en Estados Unidos.

Su tamaño es precisamente lo que las hace más peligrosas. Cargadas de metales tóxicos, las PM2.5pueden penetrar fácilmente en los pulmones y de ahí entrar en el flujo sanguíneo. Allí puede pasar a diferentes órganos y causar su inflamación, una condición que favorece la resistencia a la insulina.

Con el tiempo puede afectar al páncreas, que no consigue bombear suficiente insulina para compensar. Es entonces cuando aparece la diabetes.

"La exposición a los contaminantes del aire puede conducir a alteraciones importantes en el sistema nervioso, el estrés por oxidación, inflamación, al estrés del retículo endoplasmático, a la muerte celular programada y dar lugar a amplias alteraciones metabólicas en la homeosteasis de la glucosa y la insulina, incluidas la intolerancia a la glucosa y la menor sensibilidad a la insulina", dice el texto.

Las consecuencias de PM2.5 pueden ser mucho peores en países y ciudades con altos niveles de contaminación y donde no existen o se respetan los límites de emisión de CO2.

En México, las ciudades de Monterrey, Toluca, Salamanca, León, Irapuato, Silao, Puebla y la capital superan con creces los niveles de PM2.5 recomendados por la OMS, según muestra un informe de la institución de 2016.

En el mundo hay 420 millones de personas con diabetes, la inmensa mayoría sufren la de tipo 2, según la OMS. En el caso de México el 14% de la población padece de esta enfermedad que es además la principal causa de muerte entre los mexicanos, según la misma organización.

El método

Hubo antes estudios que intentaron vincular la relación entre la contaminación y la diabetes de tipo 2 pero ninguno longitudinal como este.

Para llegar a sus conclusiones, los científicos examinaron a 1,7 millones de estadounidenses durante ocho años, periodo en el que controlaron su índice de masa corporal. Sus observaciones las cruzaron con los datos de las partículas halladas en el aire que recolectaron la Agencia estadounidense de Protección del Medioambiente (EPA) y la NASA.

La verdad sobre las pastillas contra el dolor

Cada año gastamos una fortuna en medicamentos de venta libre que prometen aliviar todo tipo de problemas de salud, desde dolores de cabeza hasta indigestión y desde resfríos hasta contracturas musculares, incluyendo otras cosas como el acné.

Pero ¿cuán efectivos son estos medicamentos? Y ¿qué impacto real tienen sobre nuestro cuerpo?

El doctor Chris Van Tulleken de la serie de la BBC "La verdad sobre…" decidió investigarlo. Su primer desafío: los analgésicos.

Son uno de los medicamentos de venta libre -es decir, que no requieren una receta médica- más consumidos en todo el mundo.

Prometen aliviar todo tipo de dolencias, como los dolores de cabeza, de dientes, los musculares o las molestias menstruales.

Muchos de ellos incluso aseguran combatir uno de estos problemas, específicamente.

Los analgésicos más populares son el paracetamol, el ibuprofeno y la aspirina.

En algunos países estos productos pueden conseguirse únicamente en las farmacias. En otros, también se venden en supermercados y otros establecimientos comerciales.

Pero ¿cuánto sabemos realmente sobre estos productos que están en nuestro botiquín? Y ¿cuáles cumplen lo que prometen?

Cómo funcionan

Como parte de su misión para averiguarlo, el Dr. Van Tulleken decidió investigar más en profundidad cómo funcionan los analgésicos.

Para ello, se colocó algo llamado una "pill cam", una minúscula cámara que es ingerida y filma el recorrido de una píldora desde que ingresa a la boca hasta que baja por el esófago y finalmente llega al estómago.

"Uno no suele poder visualizar lo que ocurre con un medicamento una vez que ingresa a nuestro cuerpo", señala el experto, mientras observa la imagen de la píldora que acaba de ingerir hace segundos, reposando en su estómago.

"Parece una pequeña bola de nieve", observa Van Tulleken, quien explica que "el analgésico no comenzará a funcionar hasta que llegue al torrente sanguíneo".

De a poco la píldora se va disolviendo y el medicamento ingresa al intestino delgado, donde es absorbido dentro del flujo sanguíneo.

Puro marketing

¿Sirven los analgésicos que prometen aliviar una dolencia específica?

"No", concluye categóricamente el Dr. Van Tulleken.

Una vez que el medicamento ingresa a tu sangre "no hay manera de dirigir la droga específicamente a una parte del cuerpo", asegura el experto.

"Acabas con la misma cantidad de droga en tu dedo gordo que en tu cabeza", explica.

Es decir que comprar un analgésico para aliviar un dolor de cabeza, otro para el dolor de articulaciones y un tercero para las molestias menstruales es tirar el dinero.

No solo eso, podría ser peligroso.

El médico advierte que todos esos remedios suelen contener la misma droga, por lo que tomar más de uno a la vez (si uno está con más de un tipo de dolor) podría llevar a una sobredosis.

Por eso, Van Tulleken sugiere no dejarse engañar por el marketing.

Efectivas

Sin embargo, hay algo sobre lo que no mienten las farmacéuticas que fabrican analgésicos: sí sirven para calmar el dolor.

Cualquier dolor.

El secreto es inspeccionar bien la caja y ver qué droga específica contiene.

"Recuerda siempre leer la letra chica y así sabrás qué dosis es segura y cada cuánto debes tomarla", aconseja el experto.

 

Los sorprendentes anuncios de las autoridades de Estados Unidos sobre el uso de los condones

Los condones están hechos para ser utilizados una vez, pero muchas personas aparentemente no lo saben.

Una de las principales agencias de salud pública del mundo, el Centro para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos, se ha visto en la necesidad de advertirlo a la población.

"Lo decimos porque la gente lo hace: ¡no laves ni reutilices los condones! Usa uno nuevo para cada acto sexual", escribió en su cuenta de Twitter a finales de julio.

El CDC acompañó su mensaje con un enlace a una página con información sobre el uso de preservativos masculinos y femeninos, así como su eficacia en la prevención de enfermedades de transmisión sexual (ETS).

Aunque la institución no dio más detalles sobre por qué lanzaba esta alerta, la prensa de Estados Unidos apuntó a que esto puede estar vinculado a la reciente publicación de alarmantes cifras sobre las ETS en el país.

En 2016, hubo unos dos millones de casos de gonorrea, clamidia y sífilis, el mayor número desde que hay registro del número de personas con estas enfermedades.

"Mientras que esas tres ETS pueden ser curadas con antibióticos, si no son diagnosticadas y tratadas pueden traer serias consecuencias a la salud, como infertilidad, embarazo ectópico (un embarazo anormal que ocurre fuera del útero), muerte del feto y aumentan el riesgo de transmisión de VIH", dice el sitio de los CDC.

Errores comunes

Diversos estudios científicos desde 2012 han identificado 14 errores comunes en el uso de condón.

La reutilización del preservativo en un mismo acto sexual fue un problema detectado por cuatro investigaciones diferentes.

De 1,4% a 3,3% de los participantes reconocieron haberlo hecho.

Reutilizar un condón aumenta las posibilidades de que sufra una rotura. Y lavarlo con agua y jabón no sirve para eliminar por completo los virus, bacterias o esperma que contengan.

Entre otras fallas frecuentes está el ponerlo a mitad del acto sexual, sacarlo antes de terminarlo o no desenrrollarlo por completo.

Otro error ocurre cuando la persona no aprieta la punta del condón al colocarlo para quitar el aire que puede quedar atrapado allí.

Algunas personas no comprueban si el preservativo está dañado, mientras que otras al ver que se lo pusieron del lado equivocado se lo quitan, le dan vuelta y lo vuelven a usar, lo cual es un error.

El uso correcto y constante de los preservativos, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), reduce en un 80% o más el riesgo de una persona de contraer ETS, VIH y hepatitis viral.

El CDC recuerda que este método protege de otras enfermedades que también pueden transmitirse de esta forma, como el zika y el ébola.

El condón también tiene una efectividad de 98% en la prevención de embarazo cuando se usa correctamente.

Pero ese índice puede caer al 85% en situaciones cotidianas, con su manejo equivocado.

 

Lengua bífida: los riesgos para la salud de la peligrosa moda de cortarse la lengua a la mitad

Se le llama lengua bífida y es una modificación corporal en la que la lengua se corta por la mitad desde la parte central hasta la punta.

O dicho de otro modo, se trata de imitar una de las principales características de las serpientes y los lagartos.

Pero ahora los cirujanos están advirtiendo que la gente que se somete a estos procedimientos se están exponiendo aun grave peligro para su salud.

Los expertos aseguran que el corte de la lengua presenta el riesgo de causar una hemorragia, infección, daño a los nervios o problemas para respirar y tragar.

Asimismo, recuerdan que los piercings (perforaciones) en lengua y labios también pueden causar daños como fracturas de dientes y lesiones a la encía.

La bifurcación de la lengua es una moda popular entre los entusiastas de la modificación corporal, aficionados a realizar cambios deliberados en su anatomía o apariencia a menudo con el uso de cirugía plástica.

En algunos países como Estados Unidos y Australia, ya se han establecido leyes que prohíben realizar el procedimiento en otra persona, pero las leyes no parecen prohibir que una persona se haga el corte de lengua en sí mismo.

En Reino Unido, la Corte de Apelaciones decretó en marzo pasado que es ilegal que un profesional lleve a cabo la práctica con propósitos cosméticos, incluso cuando se haya obtenido consentimiento de la persona.

La decisión judicial afecta a Gales e Inglaterra.

Sin embargo, el Real Colegio de Cirujanos de Inglaterra y la Asociación Británica de Cirujanos Plásticos, Reconstructivos y Estéticos (BAPRAS, por sus siglas en inglés) afirma que en el resto del país no está claro el estatus legal del procedimiento.

"Consecuencias espantosas"

Los expertos afirman que tampoco existe una claridad legal sobre métodos alternativos para lograr una lengua bífida, como usar múltiples piercings para cortar el órgano a la mitad.

Y afirman que hay "una necesidad urgente" de legislar sobre esta práctica para concienciar sobre sus peligros.

"Como cirujanos dentales, hemos visto algunas consecuencias espantosas de estos procedimientos", dice Selina Master, de la Facultad de Cirujanos Dentales (FDS, por sus siglas en inglés) del Real Colegio de Cirujanos de Inglaterra.

"La FDS y la BAPRAS también están preocupados de que, a pesar del debate legal, la demanda para los procedimientos de bifurcación de la lengua no sólo continúen sino que se empiecen a realizar de forma clandestina", agregó.

Los organismos de salud también advierten sobre los riesgos de los piercings en la boca, incluidas las perforaciones en la lengua y los labios.

Estos incluyen fracturas de dientes, daños a la encía, infecciones, lesiones de la boca o inflamaciones que pueden provocar dificultades para respirar.

El Real Colegio de Cirujanos afirma que más de la mitad de los piercings en la lengua y uno de cada cinco realizados en los labios en personas de entre 16 y 24 años acaban en complicaciones.

"Aconsejamos enfáticamente a la gente que no se realice piercingsen la bocani cortes en la lengua", afirma Selina Master.

"Sin embargo, si lo hacen, es crucial que vayan al dentista regularmente para que el impacto en su salud bucal pueda ser monitoreado de cerca".

"Y nunca intenten llevarse a cabo estos procedimientos en ustedes mismos, ni en otras personas", aconseja.