Dos policías muertos y varios "criminales abatidos" en operación contra el expolicía sublevado Óscar Pérez, según el gobierno de Venezuela

Dos policías murieron en un enfrentamiento este lunes cerca de Caracas entre las fuerzas del orden y el grupo sublevado liderado por el policía Óscar Pérez, informó el Ministerio del Interior de Venezuela.

De acuerdo al comunicado, cinco personas fueron arrestadas en un operativo que se prolongó durante varias horas, que dejó 5 heridos y "criminales abatidos".

La operación policial se inició en la madrugada de este lunes en la zona de El Junquito, a las afueras de Caracas, y se hizo pública gracias a una serie de videos que el propio Pérez publicó en su cuenta de Instagram.

Se desconoce qué sucedió con Pérez, un expolicía que el 27 de junio del año pasado robó un helicóptero y lanzó unas bombas sonoras sobre la sede del Ministerio del Interior y del Tribunal Supremo sin causar heridos ni muertos.

Desde entonces estaba huido y en diferentes mensajes en redes sociales llamó a la rebelión contra el gobierno del presidente Nicolás Maduro, al que culpa de la grave crisis económica que atraviesa el país.

"Lamentablemente hubo un enfrentamiento armado. Hubo dos policías jóvenes muertos en el momento en el que esperaban la entrega. Fueron acribillados con tiros en la cabeza", dijo el presidente la tarde de este lunes.

También hay 6 policías gravemente heridos que se "debaten entre la vida y la muerte", expuso el mandatario, quien no mencionó qué pasó con Pérez, pero afirmó que una parte del "grupo terrorista cayó abatido"

Aseguró que el ministro del Interior, Néstor Reverol, dará los detalles.

En las redes sociales, Pérez publicó videos este lunes del supuesto asedio policial. En algunos de ellos luce ensangrentado y pedía que acabara el ataque porque estaba dispuesto a entregarse.

El grupo de Pérez también había atacado el 18 de diciembre un puesto de la Guardia Nacional y había robado "armas de guerra", según el gobierno.

En el aeropuerto de Caracas había un cartel de "se busca" con la imagen de Pérez, al que se le calificaba de "terrorista" y "fascista".

De acuerdo al comunicado oficial, el grupo estaba "fuertemente pertrechado con armamento de alto calibre" en una localidad montañosa vecina a Caracas.

"Los terroristas abrieron fuego contra los funcionarios e intentaron hacer detonar un vehículo cargado de explosivos, con el muy lamentable saldo de dos funcionarios de la Policía Nacional Bolivariana fallecidos y cinco gravemente heridos", dice el comunicado del Ministerio de Interior y Justicia.

"Nuestros efectivos fueron alevosamente atacados por los violentos cuando se estaban negociando las condiciones para su entrega y resguardo. Los integrantes de esta célula terrorista que hicieron resistencia armada fueron abatidos y cinco criminales fueron capturados y detenidos", agrega el escrito.

Tras el asalto del grupo de Pérez al destacamento de la Guardia Nacional, el presidente Maduro había prometido "plomo y tolerancia cero" contra los "terroristas".

Pérez publicó en su cuenta en Instagram hasta 15 videos cortos de lo que supuestamente fue el asedio y cuya veracidad la BBC no pudo comprobar.

En los últimos videos, Pérez aparece con la cara ensangrentada y se escuchan múltiples detonaciones. "Dijimos que nos íbamos a entregar, y no quieren dejar que nos entreguemos. Nos quieren asesinar", grita.

Esa versión contradice la dicha por el gobierno.

"No soy racista": la defensa de Donald Trump a las acusaciones de discriminación contra El Salvador, Haití y naciones africanas

"Soy la persona menos racista que entrevistarán".

Así le dijo el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, a periodistas este domingo, al negar las acusaciones de racismo en su contra por haber dicho supuestamente que El Salvador, Haití y naciones africanas eran países "de mierda" (shithole countries).

Mientras descansaba en su Trump International Golf Club en West Palm Beach, su resort en Florida, el mandatario se dirigió a los reporteros: "No soy racista". "Soy la persona menos racista que entrevistarás".

El viernes, Trump negó haber realizado esas polémicas declaraciones en un tuit. Pero esta es la primera vez que el presidente responde directamente a las acusaciones de racismo.

¿Qué pasó?

La disputa estalló la semana pasada luego de que surgieron informes en los medios de comunicación de Estados Unidos de que durante una reunión en la Casa Blanca, Trump había preguntado: "¿Por qué estamos teniendo aquí a todas estas personas de países "de mierda"?.

Según información publicada el jueves por The Washington Post y el New York Times, que citan fuentes anónimas, Trump utilizó este lenguaje en una reunión con senadores demócratas y republicanos destinada a analizar una propuesta de reforma migratoria que beneficiaría a ciudadanos de El Salvador, Haití y naciones africanas.

En las últimas semanas, el gobierno estadounidense ha estado retirando el Estatus de Protección Temporal (TPS, por sus siglas en inglés) a personas de varias nacionalidades que actualmente viven en el país.

Trump supuestamente también dijo en ese encuentro que en lugar de otorgar residencia temporal a ciudadanos de países afectados por desastres naturales, guerras o epidemias, EE.UU. debería recibir a inmigrantes de países como Noruega.

Según los informes periodísticos, cuando le dijeron a Trump que los grupos más grandes de inmigrantes con ese estatus eran de El Salvador, Honduras y Haití, el presidente respondió: "¿Haitianos? ¿Necesitamos más haitianos?".

"Lleno de odio"

El viernes, el presidente tuiteó que el lenguaje que usó en la reunión fue "duro" pero cuestionó la redacción de los informes.

También publicó otro tuit en el que negaba haber insultado a los haitianos y acusaba a los demócratas de inventarlo.

Pero el senador Dick Durbin dijo que las acusaciones eran verdaderas y que Trump había usado un lenguaje "lleno de odio, vil y racista" durante la reunión.

Varios legisladores republicanos de alto rango en la reunión, incluido el secretario de Seguridad Nacional Kirstjen Nielsen, dijeron que no recuerdan a Trump haciendo el comentario.

Otro senador republicano que estaba allí, Lindsey Graham, no negó los dichos.

"Después de los comentarios del presidente, me dirigí directamente él. El presidente y todos los asistentes a la reunión saben lo que dije y cómo me siento", dijo.

El presidente de la Cámara de Representantes, el republicano Paul Ryan, afirmó que las declaraciones de inmigración de Donald Trump fueron "muy desafortunados" e "inútiles".

Cuando se le preguntó a Trump el domingo si consideraba que los comentarios habían dificultado la obtención de un acuerdo de inmigración, Trump respondió: "¿Han visto lo que dijeron varios senadores sobre mis comentarios? No fueron hechos".

Reacciones

La Unión Africana exigió el viernes que el presidente estadounidense se disculpe después de los supuestos dichos, expresando su "conmoción, consternación e indignación" por los comentarios "claramente racistas".

El portavoz de derechos humanos de la ONU, Rupert Colville, dijo en una conferencia de prensa en Ginebra: "No hay otra palabra que se pueda usar sino racista. No se puede calificar a países y continentes enteros como ‘de mierda’".

La Asociación Nacional para el Progreso de las Personas de Color (NAACP) acusó al presidente de caer "cada vez más profundo en el agujero del racismo y la xenofobia".

Varios representantes demócratas dijeron que tienen la intención de no asistir al discurso del Estado de la Unión del presidente a fines de este mes por sus dichos, acusando al mandatario de racismo.