En un restaurante chino:

Solo tenemos calne de lata

No importa. ¿De que clase tienen?

De "latas que colen pol los lincones"

LLegan a una casa, para el Censo y preguntan:

¿Su nombre?

-Adan

¿El de su esposa?

-Eva

¡Increible! Por casualidad, ¿La serpiente también vive aqui?

-Si un momento, !!! SUEGRA la buscan!!!

Mamá tuve un examen sorpresa, - ¿Y que tal salistes hijo?, ¡Sorprendido mamá sorprendido!

 

Un pordiosero al que obviamente ya no le podía ir peor, se acerca a un hombre y le dice:

Patrón, ¿podría prestarme 20 dólares?

El bien vestido caballero, le contesta:

Pero, no te los vas a gastar en alcohol, ¿verdad?

No señor, nunca en mi vida he bebido.

¿Entonces te los quieres gastar apostando a la baraja con tus amigos?

De ninguna manera, nunca apuesto en nada.

¿O acaso te los gastarías en el campo de golf?

Imposible señor, nunca he jugado golf.

¿Se los piensas dar a una mujer acaso?

Jamás he tenido esposa ni amante alguna señor.

Entonces, ten los veinte dólares y ven a comer a mi casa; te invito comida casera y buena atención.

El pordiosero acepta gustosamente y se sube al BMW del importante hombre. En el camino le pregunta:

Oiga señor, ¿no se va a enojar su esposa al ver llegar a alguien como yo y que se siente en la mesa a comer?

Probablemente, le contesta el rico, pero valdrá la pena, quiero ver su cara y su reacción cuando vea lo que le pasa a un pendejo que no toma, no apuesta, no juega golf y no anda con mujeres.

 

El ratero le dice a la víctima:

Esto es un asalto, ¡Deme todo su dinero!

Óigame, ¿Usted no sabe con quién se está metiendo?

Soy un político muy influyente.

En ese caso, ¡Devuélvame todo mi dinero!

La mujer es el único "elemento matemático" que cumple con las cuatro reglas básicas que son:

1. Suma gastos.

2. Resta alegrías.

3. multiplica los problemas.

4. Divide las opiniones.

 

Un día Pepito le dice a su papá:

Papá, dame un vaso con agua.

El papá se lo da, y al poco rato regresa y le pide otro y el padre contesta:

Pero cómo si ya te he dado cinco.

Y Pepito le contesta:

¡Es que se está quemando mi cuarto!

Primer acto: Sale el diablo jugando football.

Segundo acto: Sale el diablo jugando basketball.

Tercer acto: Sale el diablo jugando baseball.

¿Cómo se llama la obra?

Juegos diabólicos.

 

Era una vez un señor que tenía una gata y ya no la quería más, entonces se fue al monte y la tiró. Después de unos días la gata regresó, y el señor se la llevó y la tiró del otro lado del monte, y la gata volvió. Entonces, le preguntó a su compadre, cómo lo podía hacer para que no volviera y éste le dio algunas indicaciones.

El señor le da las indicaciones, cruza el monte, ve al río y crúzalo, voltea a la derecha, luego a la izquierda, otra vez a la derecha, cruza el puente y deja la gata.

Después de una semana el señor llegó con el compadre todo sucio, cansado, hambriento, desvelado y sediento, y el compadre le pregunta:

¿Cómo te fue?

Y el señor le contesta:

Hombre compadre, si no es por la gata, ¡no regreso!