Golden Boy separa el 4 de mayo en Las Vegas, pero no confirman revancha Canelo-GGG

La Comisión Atlética de Nevada subió a su calendario de eventos una función para el 4 de mayo en la T-Mobile Arena de Las Vegas, justo como se esperaba para la siguiente pelea del mexicano Canelo Álvarez; sin embargo, lo raro fue que de arranque el entidad gubernamental publicó que el evento sería de Golden Boy Promotions y GGG Promotions, y minutos más tarde, dejó sólo a la empresa de Óscar de la Hoya.

Es cierto que una eventual tercera batalla entre Canelo y Gennady Golovkin, tras empate y triunfo del mexicano, está en veremos, e incluso, se piensa que eso podría ser definitivo a la hora que el kazajo decida firmar con DAZN, ESPN o Showtime sobre la plataforma que distribuirá sus futuros pleitos; sin embargo, fuentes de ESPN han asegurado que aún no hay nada cerrado, al menos no para mayo.

Cuando Nevada publicó que sería un evento de Golden Boy y GGG, de inmediato los rumores de la tercera batalla entre Canelo y GGG se incrementaron, pues también eso dejaba ver ciertamente que la balanza la había inclinado Golovkin para DAZN; sin embargo, al ser borrado del anuncio, seguirá en veremos el futuro rival de Canelo.

Eric Gómez, presidente de Golden Boy Promotions, dijo a ESPN que no tenían nada cerrado y que la pelea que les importaba era solamente la del sábado entre Canelo y Rocky Fielding en el Madison Square Garden de Nueva York, la que por cierto será la primera de 11 peleas del mexicano en la plataforma de streaming DAZN.

Fuentes cercanas a Gennady Golovkin dijeron a ESPN que no harán algún tipo de anuncio sino hasta que el kazajo se haya decidido por la plataforma que distribuirá sus peleas, y ello podría suceder incluso antes de que acabe el 2018, e incluso esta misma semana si finalmente se inclina por DAZN pues podría aprovechar el imán de Canelo para hacer el anuncio el fin de semana; sin embargo, la decisión no se ha tomado, según allegados.

Por lo pronto, ha despertado muchas suspicacias el hecho de que Nevada haya dado ya como reservado el 4 de mayo en la T-Mobile Arena para un evento de Golden Boy y GGG Promotions, y que más tarde haya quitado a GGG Promotions del anuncio.

La reserva de la arena también tendría que ver con la posibilidad de que regrese Floyd Mayweather en mayo próximo, y se dice que sería Manny Pacquiao su rival, siempre y cuando gane este 19 de enero a Adrien Broner; sin embargo, todo dependerá de lo que marque el propio 'Money' en su camino.

 

Conozca a Rocky Fielding, rival de Canelo Álvarez

Rocky Fielding llegó solo cinco minutos tarde al gimnasio cuando entró solo, cargando su bolsa y dos pares de guantes de entrenamiento nuevos y pidiendo disculpas cuando no era necesario.

"Tuve que hacer la carrera de la guardería y luego ir a la oficina de correos para recoger estos", dijo, señalando con la cabeza los guantes. Fielding no tenía séquito, ningún amigo pagado o no pagado para llevar sus maletas, controlar sus redes sociales o estar listo con un batido de recuperación o una toalla limpia. Fielding pertenece a una época diferente en el boxeo, una época en la que los campeones tenían una vida fuera del ring y los agregados eran el dominio exclusivo de lo mejor, lo mejor. Muhammad Ali tenía un hombre que le lamía el sudor para ver si tenía sal.

En julio de este año, Fielding viajó a Alemania como el Desfavorecido para pelear contra Tyron Zeuge por el título súper mediano de la AMB. Zeuge estaba invicto en 23 peleas, ganó los primeros asaltos y luego fue desmantelado, derribado y detenido en el quinto asalto. Fielding fue, de muchas maneras, el improbable campeón del mundo de boxeo británico, un peleador ignorado, un tipo tranquilo. "Siempre soñé con ganar un título mundial, es un sueño hecho realidad", dijo.

La fantasía está lejos de terminar. El 15 de diciembre en el legendario Madison Square Garden de Nueva York, Fielding hará la primera defensa de su título cuando se enfrente con Saúl "Canelo" Álvarez, quien es oficialmente la atracción número 1 en el boxeo: Alvarez firmó un contrato de múltiples peleas con DAZN que le garantiza un mínimo de $365 millones en cinco años, el más lucrativo en el deporte.

Fielding, déjame recordarte, maneja solo desde la guardería en Liverpool hasta un polígono industrial en las afueras de Manchester para entrenar. En algún lugar cerca de San Diego, una docena de personas estarán vigilando a Álvarez mientras salta, golpea y corre. Proporcionarán el coro de confirmación necesario cada vez que el mexicano obtenga un golpe durante el combate o termine una sesión de speed-ball con una combinación deslumbrante. Álvarez es el chico maravilla, no te equivoques y puede que haya un hombre que pruebe su sudor.

"Se merece el dinero, es un gran luchador", dijo Fielding. "Todavía sé que puedo vencerlo y es por eso que tomé la pelea. He estado al lado de él y sé que puedo ponerlo en él".

La pareja se reunió en Nueva York en una conferencia para promover su lucha y no hubo trucos ni insultos para ayudar a las ventas; Fielding simplemente no es ese tipo de hombre y tampoco lo es Álvarez.

"Esta es una pelea masiva y una gran oportunidad para mí", continuó Fielding, hablando mientras aplicaba sus propios vendajes, cinta adhesiva y relleno e incluso se ponía sus nuevos guantes de entrenamiento. "Él es el favorito, no soy estúpido, pero soy más grande, lo voy a presionar". Álvarez nunca ha peleado en el límite de peso súper mediano de 168 libras y estará cediendo hasta seis pulgadas de altura además del peso natural.

Fielding ha perdido solo una vez en 28 peleas y eso fue en una pelea de riña en Liverpool contra Callum Smith por el título británico a finales de 2015. Terminó en el primero. "Me quedé atrapado en un tiroteo, no hay excusas, eso sucede", dijo Fielding. Smith sigue invicto y detuvo a George Groves en septiembre para ganar otra versión del título mundial súper mediano.

El día después de esa derrota ante Smith, Fielding estaba en la casa de su madre y ella lo tiró a un lado, lo sentó en la cocina y le dijo que tenía cáncer. "De repente, mi derrota no importó", dijo Fielding. Fielding estaba entonces en servicio de tiempo completo cuidando a su madre, llevándola diariamente de ida y regreso al hospital para un tratamiento que le salvará la vida. También se estaba preparando para regresar al ring y se negó a tomar una pelea fácil, insistió en que no iba a ir hacia atrás y menos de seis meses después de perder ante Smith, había otra prueba en el ring.

Fielding venció al ex campeón europeo Christopher Rebrasse por puntos, una decisión dividida en 12 asaltos tórridos, después de haber sobrevivido a una caída temprana. No logró convencer a algunos observadores.

"Fue una pelea dura y eso es lo que quería. No quería un paseo. No estaba allí para un elogio: la pelea me mostró lo que necesitaba saber", insistió Fielding. Era una señal del carácter de Fielding y él ocultó su devoción a la batalla de su madre durante un par de años.

Fielding siguió ganando, siguió acercándose a una convocatoria para una pelea por el título mundial. Ganó el título británico, hizo una defensa pero luego hubo más dolor fuera del ring. Fielding había sido entrenado por Oliver Harrison desde el inicio de su carrera profesional en 2010. Sin embargo, Harrison está luchando en su propia batalla contra el cáncer y Fielding se vio obligado a cambiar de entrenador el año pasado y mudarse de Manchester al gimnasio de Jamie Moore. "Ya había pasado por todo esto antes", agregó Fielding.

En junio de este año, la convocatoria se produjo cinco semanas antes de la primera campana para que Rocky Fielding peleara por el título mundial. El aceptó. Habló con Oliver, su madre Carol hizo el viaje para estar en primera fila y Zeuge fue noqueado. "Sí", sonrió, "fue una noche perfecta, una gran pelea". Fielding fue a ver a Harrison con el cinturón cuando regresó. "No encontrarás un mejor hombre en el negocio del boxeo que Rocky Fielding", dijo Moore, quien también rindió homenaje a Harrison después de la victoria. Ambos son chicos viejos de Harrison.